Entendiendo el dolor

Causas del dolor de espalda: síntomas y tipos de dolor

El dolor de espalda, especialmente el dolor de espalda inferior, es una de las causas más comunes de dolor en el cuerpo. Aquí profundizamos en los síntomas y las causas, así como la manera de aliviar este tipo de dolor.

¿Qué es el dolor de espalda?

La mayoría de las personas se verán afectadas por el dolor de espalda en algún momento de su vida. El dolor de espalda puede variar desde leve y constante hasta un espasmo de dolor repentino y agudo que hace difícil moverse. Puede comenzar rápidamente si se levanta algo demasiado pesado o empeorar con el tiempo.

Los tipos de dolor de espalda incluyen dolor en la parte baja, media y alta; el tipo más común es el dolor en la parte baja de la espalda. El dolor en la parte superior de la espalda, por otro lado, no es un trastorno vertebral muy frecuente, aunque todavía puede causar molestias y dolor significativo. Hay dos formas de dolor: el dolor de espalda agudo el cual puede ocurrir de repente, con una duración probable de menos de seis semanas y el dolor crónico que dura más de tres meses. El crónico es menos frecuente que el agudo.

¿Cómo el dolor de espalda te puede afectar?

Si sufre de dolor de espalda, puede haber algunas actividades que encuentre difíciles de realizar, interrumpiendo su rutina diaria y calidad de vida. Puede que le resulte difícil llevar a cabo ciertos movimientos, como subir las escaleras, levantar objetos pesados (u objetos que solía levantar con facilidad) o sentir hormigueo y entumecimiento mientras se mueve o permanece quieto.

Causas del dolor de espalda

El dolor de espalda tiene numerosas causas. El dolor de espalda puede resultar de espasmos musculares (músculos muy tensos). Tener un disco roto o herniado o una fractura de las vertebras también puede causar dolor en la parte inferior de la espalda. La ciática es otro tipo de dolor de espalda que se origina en la parte inferior y se traslada al glúteo y luego a la parte posterior de la pierna.

La mayoría de los casos de dolor en la parte superior de la espalda se deben a irritación muscular y/o disfunción de las articulaciones. La irritación muscular puede resultar de la falta de fuerza, lesiones por uso excesivo (movimientos repetitivos), lesiones deportivas o accidentes, que provocan dolor debido a la inflamación de los músculos de la espalda. Otras causas de dolor de espalda incluyen osteoartritis (la forma más común de artritis ), irregularidades esqueléticas o anomalías en la anatomía de ésta, como la curvatura anormal de la columna vertebral (escoliosis) y el embarazo, debido al aumento de hormonas, peso adicional y postura incorrecta.

El dolor de espalda puede ser provocado por las actividades cotidianas en el hogar y en el trabajo. Se puede presentar de repente al hacer un mal giro de la espalda o desarrollarse gradualmente con el tiempo como resultado de estar sentado o de pie en una posición incorrecta. Estas actividades pueden incluir :

  • Agacharse de forma incorrecta
  • Levantar, cargar, empujar de forma incorrecta
  • Encorvarse en las sillas
  • Permanecer de pie o agacharse durante largos períodos
  • Hacer contorsiones
  • Estirarse excesivamente
  • Sentarse o conducir durante largos períodos sin tomar un descanso

Síntomas del dolor de espalda

El dolor de espalda puede manifestarse de varias maneras. Puede ir de leve a grave afectando su capacidad para moverse.

Algunos de los síntomas del dolor de espalda son dolores musculares, dolor punzante, dolor que se irradia hacia las piernas y flexibilidad limitada o rango de movimiento de la espalda. Puede presentarse una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo.

Según la causa del dolor de espalda, también se puede sentir dolor en la pierna, la cadera o la parte inferior del pie y se puede experimentar debilidad en las piernas y los pies.

Diagnóstico

En general, los casos de dolor de espalda no se asocian con una enfermedad grave y a menudo se resuelven en poco tiempo. Para el dolor de espalda que dura más de seis semanas o el dolor que no mejora con el descanso, por favor, consulte a su médico. Con el fin de diagnosticar el dolor de espalda, el médico puede examinar la espalda y evaluar la capacidad para realizar ciertas actividades. Además, puede ordenar una o más pruebas, como radiografías, resonancias magnéticas, tomografías computarizadas, análisis de sangre o un estudio nervioso llamado electromiografía (EMG). El médico puede dar consejos sobre cómo aliviar el dolor y puede recomendar analgésicos, el uso de calor o hielo y ejercicio ligero, como caminar.


*GSK, Global Pain Index, 2016

Aprende más

Evaluación del dolor: clasificación y manejo del dolor

Aprende todo sobre el proceso que causa la inflamación, por qué ocurre y qué se puede hacer.

Aprende más

Causas de la inflamación: síntomas y diagnóstico

Aprende todo sobre el proceso que causa la inflamación, por qué ocurre y qué se puede hacer.

Aprende más

Causas del dolor corporal: síntomas y tratamiento

Comprende mejor por qué nuestros cuerpos experimentan la sensación de dolor y las múltiples causas detrás de este.

Aprende más